Festival de Cannes edición 67

festival-de-cannes-desire-magazine-01

La edición 67 del Festival de Cannes se inauguró el 14 de mayo con la participación del director Alfonso Cuarón y la actriz francesa Chiara Mastroianni, hija del actor italiano Marcello Mastroianni, quien aparece en el cartel de este año.

La película que abrió el Festival más famoso del mundo fue Grace de Mónaco (Grace of Monaco) del director Olivier Dahan (Edith Piaf 2007) con Nicole Kidman como la protagonista. El público reaccionó con abucheos siendo un inicio muy flojo para la expectativa que generó esta historia icónica llevada a la pantalla grande. El director francés se centra en la dualidad del personaje a través de su etapa como actriz de cine y el abrupto cambio de su vida al contraer matrimonio con el Príncipe Rainiero III. La propuesta del drama es mostrar el vacío de la historia de cuento con una mujer idealizada encuadrada entre ambientes visuales demasiado estilísticos, una búsqueda infértil de la expresividad de Kidman con la contemplación de primeros planos. Silencio, ansiedad, risas y decepción derrumban la obra de Dahan que no logra construir una película digna de un Festival.

 

 

 

El actor Tommy Lee Jones toma a Cannes por asalto con caballo y sombrero puesto, su nueva faceta de director le da el segundo aire en una industria que no perdona la edad ni la búsqueda de la reinvención. El western The Homesman del cual también es protagonista se sacude el polvo entre las dos grandes actrices Hillary Swank y Meryl Streep, el relato de una caravana de mujeres con un desliz de trastornos mentales ayudadas por un mercenario con una deuda de sangre se envuelve en la árida pesadumbre de la vida femenina de una época marcada por la falta de ley.

 

 

 

La dupla Dardenne emociona a la audiencia en Cannes con Dos días, un noche (Deux jours, une nuit). La que podría ser su tercera Palma de Oro de los directores belgas Jean-Pierre Dardenne y Luc Dardenne (Rosetta 1999 y L´enfant 2005) nos introduce de la mano de Marion Cotillard (Edith Piaf 2007) a las penumbras del desempleo, a los miedos materiales y a la inestabilidad emocional por no saber que nos depara el futuro.