Guillermo Ceniceros · Entrevista

Guillermo-Ceniceros-desire-magazine-01

El pintor y muralista Guillermo Ceniceros nos abrió las puertas de su Casa-Estudio en la colonia Roma para platicarnos de su formación como pintor, su trayectoria y su muy particular punto de vista sobre la pintura.

 

· Entrevista por Michel Bablot

1. Naciste en El Salto, Durango ¿Cómo fueron tus primeros años en Durango?

Bueno, yo creo que de una gran felicidad… esos primeros años en un pueblito maderero rodeado de pinos, de prados verdes y flores fue de mucha felicidad, de juegos infantiles. Ahí había mucho en que entretenerse ya que jugábamos carreras y nos subíamos a los árboles. Aprendí a nadar en un río, cosas muy interesantes para alguien que ahora comparándolos con la ciudad, tiene otros atractivos, otros distractores. Allá había un tipo de vida me parece a mí, muy diversa y muy sana.

 

2. Aprendiste de tu padre el arte de hacer juguetes ¿A qué año empezaste y cómo fue ese proceso?

No precisamente aprendí… aprendí de la curiosidad de que se usaba un material precioso que es la madera, y el hecho de ir a traer la madera, cosa que hacíamos casi todos los días mi hermano y yo en una carretilla. Llevábamos el almuerzo de mi padre y de regreso le poníamos la madera que considerábamos podíamos llevar según el peso, eran tablitas ya cepilladas muy bien seleccionadas y esa madera la utilizaba mi padre para hacer juguetes. En realidad cuando él estaba haciendo una de estas cosas después de su trabajo en alguna ocasión ayudábamos con los juguetes por que nosotros íbamos a la escuela, fue muy interesante.

guillermo-ceniceros-bocetos-desire-magazine-01

3. Tengo entendido que te ha ayudado para desarrollar la creatividad y hacer tus propias herramientas

Sí, es algo heredado de mi padre por que el tenía una serie de herramientas para hacer diversas cosas y a partir de un solo motor de gasolina activaba un aserradero y cosas para hacer ejes, para hacer cosas redondas, trozos de acero, etc. Eso, él mismo lo manufacturaba, entonces yo creo que eso es algo que se hereda, el hacer sus propias herramientas. Pero muchas ya están hechas, lo que hace uno es hacer uso de las que ya están hechas porque una espátula para que la hago si ya existe, me refiero a otras herramientas como compás, un pincel largo, ponerle un carrizo o un tubo para hacerle una extensión más grande.

 

4. Después de que te mudaste a Monterrey entraste a trabajar a Fabricaciones de Máquinas S. A. y por la poca edad que tenías tuviste que aumentártela ¿Cómo fue tu primer trabajo y qué hacías ahí?

Había una enorme fila de personas, todos íbamos a solicitar trabajo y entraba uno de aprendiz. Lo mandaban a uno a diversos departamentos, había quienes recorrían todos los departamentos y otros que se quedaban en uno sólo por alguna razón. Los departamentos eran Fundición, Pailería, que es donde se hacen cosas con soldadura, había el departamento de Inspección, ahí medían las piezas para ver si tenían las medidas exactas, el de Diseño, Ingeniería, Dibujo y más, por ejemplo estaba el departamento de Máquinas para hacer piezas, a su vez esas piezas eran para hacer máquinas… por eso es Fabricación de Máquinas. Los primeros trabajos fueron muy diversos y se trataba de aprender, algunas veces uno estaba observando, otras veces estaba haciendo labor. Por ejemplo en el departamento de Inspección, conociendo las herramientas para medir, como un micrómetro, era una empresa escuela. Podía uno quedarse en Fundición y se hacía fundidor o en el de Máquinas, se hacía tornero o fresador y yo ingresé al departamento de Diseño que estaba junto con el de Ingeniería, lo que se puede aprender ahí es el dibujo.

 

“Henry Moore, Jean Dubuffet, Louis Nevelson y Alberto Giacometti, decían la joven pintura europea, ellos tenían 50 años, eran los jóvenes”.

 

5. ¿Qué tan importante fue estudiar dibujo industrial?

Es muy importante, el dibujo industrial es un lenguaje que se emplea mucho en estas grandes fábricas donde se hace todo tipo de aparatos o máquinas donde se hacen los coches, cámaras. Le llaman dibujo de precisión, le llaman dibujo técnico, le llaman dibujo industrial. Es un sistema muy interesante de comunicación, quien sepa dibujo industrial puede leer de qué se trata ese diseño, esas especificaciones, le conviene mucho a los estudiantes que no saben qué hacer.

 

6. Entraste a estudiar a la Escuela de Artes de la Universidad de Nuevo León ¿Cuándo decidiste convertirte en pintor?

Cuando estaba yo en Fabricación de Máquinas todavía ahí, conocí a varios colegas que eran al mismo tiempo dibujantes industriales, personas que habían estudiado esa carrera, pero en su ratos libres ellos dibujaban caricaturas, naturalezas muertas y algunas veces le mostraba uno al otro algo que había hecho y yo andaba ahí de mirón, ese era otro tipo de dibujo, el dibujo de las caricaturas o algo cercano de lo que es el arte, el que no era propiamente el dibujo industrial, me llamó la atención y empecé a imitarlos haciendo caricaturas y otro tipo de dibujos que no eran precisamente el dibujo industrial, llegó un momento en que me interese más y fui a la escuela nocturna de la Universidad, Taller de Artes Plásticas. Asistía sin haberme inscrito como para conocer, ya después ingresé de manera definitiva, me hice amigo de otros colegas que hasta la fecha seguimos siendo buenos amigos, como Armando López, Jorge González Neri, Gerardo Cantú y muchos más. Sin que uno se de cuenta se va interesando en esa profesión y no hay un momento que uno decida, se va decidiendo solita la profesión, ves que alguien hace una exposición y luego decides hacer una y de pronto ya estás instalado en la pintura que se aprende lentamente, poco a poco y se sigue aprendiendo para siempre, no hay un momento en que digas ya aprendí sino que uno sigue siendo estudiante por que así lo requiere la profesión. Siempre se aprende.

 

7. En 1962 fue tu primera exposición individual en Monterrey ¿Qué expusiste?

Lo que se acostumbraba en aquellos años que es muy bueno, hacer paisaje, ir a los alrededores de la ciudad. El paisaje requería un poco de esa curiosidad de observar la naturaleza, es muy importante por que en la naturaleza existen los elementos idóneos para aprender pintura, ahí está la composición, el color, las formas. Es un excelente medio para aprender pintura. Yo expuse unos paisajes y quizá expuse unos retratos. El retrato es uno de los aspectos que prende uno solo, es decir, no necesitas que alguien especializado te enseñe, eso lo aprendes al dibujar a la compañera o al compañero, al amigo, a quien esté allí enfrente en el caso de la escuela teníamos una modelo, que se estaba quieta. Ahora hay muchos medios que te ayudan como la fotografía, tomas fotos y copias de tus propias imágenes aquello que te interesa. Era muy interesante ir aprendiendo estas cuestiones y en esa primera exposición presenté paisaje y retratos.

guillermo-ceniceros-bocetos-desire-magazine-02 

8. Federico Cantú te llama para realizar un mural de 600 m2 en la Sierra de los Altares ¿Cómo fue tu acercamiento a la pintura muralista?

Ese fue un acercamiento, Federico Cantú era un pintor de Cadereita, un lugar muy cerca de Monterrey, una vez nos acompañó al paisaje y nosotros íbamos en un grupito con Don Manuel de la Garza, él era muy amigo de Federico Cantú, entonces nos tocó estar en una reunión juntos y Don Manuel me dijo: “vamos a ir el domingo por allá por el rumbo de los Altares”. Los Altares está a una hora y media de Monterrey, es un lugar que tenía una serie de acantilados y pasa una carretera por en medio y unas enormes paredes. Fuimos a visitar a Federico Cantú que estaba que apenas estaba empezando, iban a hacer los primeros trazos y Federico me dijo: “véngase a trabajar”, yo le pregunte: ¿Cuándo? y Federico contestó: Ya, el lunes.

Era muy pronto para empezar, pero fui, muy interesante esa experiencia del mural porque era un mural de 600 metros cuadrados con muchos andamios, el mural tenía una cierta inclinación, los andamios estaban como recargados y eso hacía que uno no sintiera el vértigo de que te vas a caer del andamio, ni nos dimos cuenta de esos peligros.

 

9. En 1964 se inaugura en la Ciudad de México el Museo Nacional de Antropología y te invitan a formar parte del equipo de Luis Covarrubias ¿Antes de eso ya pensabas en mudarte a la Ciudad de México? ¿Cómo era el panorama de un pintor en esa época en Monterrey? ¿Cuál fue tu trabajo en el equipo de Luis Covarrubias?
La Ciudad de México

Pasó por mi mente una ligera intensión ya que había venido dos veces antes a la Ciudad de México acompañando a un grupo de alumnos también de artes plásticas que veníamos a Bellas Artes por que iba a celebrarse un encuentro de jóvenes relacionados con la pintura, y Guzmán del Bosque que era nuestro maestro nos trajo a varios compañeros, como Jorge González, Javier Sánchez y otros. Recorrimos varios lugares del Palacio de Bellas Artes, porque Guzmán del Bosque, que era muy curioso, tenía que entrevistarse con alguien del Palacio, en su carácter de delegado de Bellas Artes en Monterrey, anduvimos recorriendo por dentro, en las oficinas, entonces vi los murales de Siqueiros, Tamayo, creo que Camarena haciendo uno y de Orozco, él ya había terminado su mural. Entonces me surgió la idea de que aquí estaba todo lo interesante.

El panorama

Monterrey era una ciudad industrial, el panorama era más bien muy propicio para que alguien estudiara cosas relacionadas con la industria, como mi hermano que estudió ingeniaría. Muchos otros colegas ya tenían trabajos muy estables, que estaban relacionados con la ingeniería, leyes o agronomía y muy poco en las artes. Realmente no había galerías, sólo existían la que manejaba Guzmán del Bosque del Gobierno del Estado y el INBA, él tenía las conexiones con Bellas Artes y la otra galería era la de Arte A. C., que era una institución privada, quizá existía una más, la galería que se llama Forma. Había indicios que se construirían más galerías, y unos diez años después empezó una galería tras galería, pero yo ya residía en la Ciudad de México

Luis Cobarrubias

Mi trabajo fue relacionado con el dibujo, yo entré a trabajar con Luis Covarrubias, porque Gerardo Cantú, que fue compañero pero también mi maestro, se vino a la Ciudad de México, porque estudió aquí y me aconsejó de colaborar con Covarrubias, que se estaban necesitando dibujantes. Cuando llegué a la Ciudad de México, en ese momento todavía faltaba casi un año para que se terminara la construcción del Museo de Antropología, que se terminó en el año de 1964, así que yo llegué unos 8 o 9 meses antes y todo ese tiempo trabajé en el Museo haciendo dibujos para los murales de Luis Covarrubias, hermano de Miguel Covarrubias. Fue un trabajo muy interesante por muchos aspectos.

guillermo-ceniceros-bocetos-desire-magazine-03

10. Cómo fue la experiencia de conocer a Rufino Tamayo, Chávez Morado, González Camarena y Raúl Anguiano que trabajaban en los murales del Museo Nacional de Antropología?

No hubo tal experiencia, no los conocí, yo solo los vi trabajar. Ahí tenía uno que ser muy prudente en el sentido de que si alguien está trabajando no llegar a interrumpirlo. Tamayo trabajaba solo, lo podía uno ver si abrías una puerta e intrusamente te asomabas… jajaja! Y él estaba trabajando, él te diría: ¿Qué quieres? Era muy difícil. Los vi a todos pero no los conocí.

 

“Como los tres tiempos que decía Salvador Novo, remoje, exprima y tienda”.

 

11. En 1965 te incorporas en el equipo de David Alfaros Siqueiros que realiza el proyecto del Polyforum

Fue interesante pero no fue fácil por que había que estar persiguiéndolo. Yo iba a un lugar y me decían: “No, está en el otro! Está en el Castillo de Chapultepec!

Llego al Castillo de Chapultepec y me dicen:”Está en la Ex Aduana!” Voy al Ex Aduana y me dicen: “Vino un ratito”. Hasta que por fin logré encontrarle en su casa un domingo junto con Luis Moret. Luis quien me había comentado que tenía que verlo me dijo: “Yo te llevo”, el tenía coche, así es que fuimos por que era más fácil, ya que en esa época era muy difícil ver que camión pasaba cerca, así lo intenté al principio. Llegamos finalmente a la casa, nos mostró todo el taller, no nos preguntó nada, Siqueiros nos explicó cosa por cosa y al final nos preguntó qué hacíamos, que para qué era bueno, Luis le dijo que tenía un problema y que quería que le ayudara. Luis era de origen español y había sido un marinero que se escapó de un barco español en el Puerto de Veracruz, le dio un tortazo al capitán o no se qué, un tortazo es un trancazo y le gustó México, quería vivir aquí, para lo cual necesitaba que Gobernación le diera un permiso, era una ayuda que le estaba solicitando a Siqueiros, una firma para poder llegar a Gobernación. Luego Siqueiros me preguntó: “Y tú?” Le conteste: “No pues yo quiero trabajar”. Me contestó: “Vente el lunes al Castillo de Chapultepec”, y empece a trabajar ahí. Siqueiros estaba trabajando simultáneamente en varios murales, la Ex Aduana, el Castillo de Chapultepec y el más importante era el del Poliforum. Motivo por el cual la gente se empezó a enterar de que se iba a realizar ese mural, él estaba tratando de terminar los otros, la Ex Aduana había quedado pendiente desde el año 46, el Castillo de Chapultepec alrededor de los 50´s y como había estado de vacaciones en la cárcel nada más los imaginaba pero los veía sin terminar. Siqueiros tenía asuntos pendientes como revisar grietas al mural del Instituto Seguro Social o quitar manchas y ralladuras al mural del Sindicato de Electricistas, y aprovechamos para ir a estos lugares junto con Luis Arenal, cuñado de Siqueiros, un pequeño equipo tapamos la grietas del Seguro Social sin ser restauradores, pero se trataba de tapar con el mismo material, ahora la restauración se realiza con otras técnicas, en ese momento íbamos con el autor.

 

12. ¿Colaboraste en otros proyectos con Siqueiros?

Colaboré bastante con el maestro Siquieros. En el mural de la Anda (Asociación Nacional de Actores) le robamos un poco de tiempo al Poliforum, íbamos con dos o tres ayudantes y trabajamos, después regresábamos al Poliforum días después. Así le hacíamos, le robábamos el tiempo a un mural para ir a otros.

 

13. ¿Influyó en tu obra haber colaborado con Siqueiros?

Sí, siempre hay esa posible influencia. Hay dos tipos de influencia, la técnica, que es la teórica, y la que es muy malvada, la influencia del estilo. El estilo se logra individualmente, por alguna razón vas haciendo un estilo, como Siqueiros, Tamayo y Orozco, todos ellos tenían su estilo. Cuando alguien camaleónicamente se quiere nutrir del estilo de otros eso es peligroso, hubo una etapa en la que muchos teníamos algo del estilo siqueiriano, porque estábamos trabajando ahí, al mismo tiempo lo que nos impedía ser nosotros mismos o ser yo mismo. Cuando le llevaba cuadros a un galerista me decían: “Tráigame mejor lo suyo porque esto es muy Siqueiros, esto no es usted”. Esa influencia de si se es o no original es muy interesante en esa etapa. El estilo lo va inventando cada quien, de eso se trata, a veces es prematuro tener un estilo, es mejor ver el panorama y si el estilo se tiene que salga sólo, quizá a sido mi caso, poco a poco a surgido algo que pareciera que es ya el estilo Ceniceros.

 

“La pintura es un sistema de señales, es un sistema que se aleja o se aproxima a su autor”.

 

14. ¿Qué opinas sobre la demolición del Polyforum para construir una torre de 48 pisos?

No sé cuál es la verdad de todo eso, no era la intención demoler según tengo entendido, sino de desarmar, restaurar y recorrer, las tres cosas, como los tres tiempos que decía Salvador Novo, remoje, exprima y tienda. Me parece que querían moverlo 30 metros, es una operación sumamente cara, se suma lo caro que es mover con lo caro que es restaurar, según los dueños no tienen ese capital para realizar la operación. Si la hubieran hecho, hubiera sido una proeza, algo milagroso porque sí necesita la restauración. Finalmente no sé qué decidieron.

Guillermo-Ceniceros-desire-magazine-04

15. ¿Cómo muralista para ti que representan los espacios para la pintura en una ciudad?

Fundamentales, son muy importantes, de hecho estamos saturados de pintura chatarra que son los anuncios comerciales, hay alguno que otro que sí cumple con ciertos requisitos de higiene visual, pero lo demás es chatarra. Si en alguna ocasión ya sea arquitectónicamente o urbanísticamente lograran quitar la chatarra visual, en estos dos conceptos hay cosas muy aberrantes y algunas veces es preferible el silencio visual, lo que sería el minimalismo, lo mínimo en los edificios, cualquier cosa sería mejor a la mugre visual que tenemos, y agregándole la chatarra del sonido que también nos perjudica por el ruido de los coches, los cláxones y la música estridente. Hay varias cosas que se necesitan modificar, y una de ellas sería, pero no va hacer posible nunca, dotar a la ciudad de murales por doquier, eso tampoco sería conveniente pero si en ciertos lugares un porcentaje mínimo muy bien escogidos con pintura mural, no contaminante.

 

“Cuando te dedicas más a la pintura mural le dedicas menos tiempo a los cuadros y menos a las relaciones públicas”.

 

16. En 1969 participas en una exposición en el Palacio de Bellas Artes, después en el Museo de Arte Moderno y también ganas el premio de pintura de “Salón Anual de la Plástica Mexicana”  ¿Cómo fue exponer en esto recintos de tanta proyección y cómo influye en un pintor ser reconocido con premios tan importantes?

Mira, estos lugares son muy dignos y muy importantes, son pequeñas conquistas que se van teniendo para exponer ahí. También en 1969 me dieron el premio de Nacional de Pintura que en algunos currícula no lo menciono. Uno se anda acercando así a exponer en lugares emblemáticos, hay ciertos lugares a donde uno no llega y no es que uno este pendientísimo de estar en ellos, es más enfocarse a tu obra, hay quienes tienen una especie de preocupación por ir escalando en esos determinados lugares para exponer en ellos. Luego a uno se le olvida de la pintura mural que lo representa a uno, a veces tiene más valor hacer un mural en un lugar importante que hacer una exposición en lugar de renombre. Cuando le dedicas más a la pintura mural le dedicas menos tiempo a los cuadros y menos a las relaciones públicas, para exponer en determinados lugares se necesita ser amigo o conocido de alguien, le pongas la colección y logres exponer en un lugar.

Sí es importante. También es importante exponer en otros países, en ese sentido mi esposa Esther y yo hemos sido afortunados de exponer fuera de México y muchas de las exposiciones del extranjero nosotros mismos la hemos… no me gusta la palabra: “Las hemos conseguido”… las hemos buscado, como fue el caso de las exposiciones de Esther en Bulgaria y en Serbia, ya que andábamos por allá y a mi me ofrecieron una exposición en un lugar importante. Todo es importante porque es difusión, pero lo importante es el propio trabajo.

Guillermo-Ceniceros-desire-magazine-05

17. ¿Cuál es tu definición de la pintura?

La pintura es un sistema de señales, es un sistema que se aleja o se aproxima a su autor, que se aleja y se aproxima al espectador y que está dotado de esas señales que hacen que se comunique o no se comunique con el que está frente a él.

 

18. ¿Qué significa para ti pintar?

Pintar es como escribir, pintar es dejar algo. Es acumular datos, acumular una serie de elementos expresivos que pueden ser en una superficie con color, con dibujo, con líneas, dotar a esa líneas, a esos colores y a esa composición de una temática, conjugar temática con pintura y hacer algo que tenga calidad plástica y que diga algo.

 

“Muchos pintores se han inclinado a pintar a la mujer y el tema ahí es inagotable”.

 

19. ¿Hay alguna diferencia entre pintar en un lienzo y en una pared?

A veces no la hay por que a veces se pinta en un lienzo y el lienzo se lleva a la pared, antes se pintaba directamente sobre la pared pero el peligro es que con los temblores se pueden agrietar los murales, entonces se pinta en una superficie aparte de la estructura arquitectónica y se pone en el sitio. No hay diferencia, salvo que algunas veces al pintar en espacios pequeños se pueden vender los cuadros y lo que se pinta en la pared es para que se quede ahí.

 

20. Una parte de la obra de Ceniceros se centra usualmente en las formas de la mujer, una lectura que conjuga la composición, el espacio y el color. ¿Cuál es la búsqueda de Ceniceros con esta temática?

La búsqueda de la pintura, la pintura es femenina. La literatura, la poesía y la escritura son femeninas, entonces uno tiene que conquistar, seducir a la pintura y por eso se equipara con la mujer. La mujer tiene en el cuerpo una serie de formas geométricas muy propicias para plasmarlas en un lienzo. No así la del hombre, la mujer es el símbolo creativo , va muy bien, muchos pintores se han inclinado a pintar a la mujer y el tema ahí es inagotable.

 guillermo-ceniceros-bocetos-desire-magazine-05

21. ¿Cuáles son tus influencias pictóricas?

Sí las tengo, una cosa son los pintores que me gustan y yo no sé si al gustarme me han influenciado, seguramente sí, uno sería por ejemplo Modigliani, yo anhelo a tener influencia de pintores que no son muy conocidos como Chang Tse-Tuan, un pintor chino de la época en que los pintores eran muy completos, y al mismo tiempo podía hacer retratos, figuras y paisajes en unos rollos muy largos. Yo los he observado mucho, la perfección del dibujo, la simplificación algunas veces casi simbólica. Hay grandísimos pintores como Pieter Brueghel y Jerónimo Bosch “El Bosco” que me gustan mucho y si acaso yo tuviera influencia de ellos lo celebraría. Menciono esos tres pero uno tiene influencia de todo lo que ve, hay veces que la influencia se va más hacia un lado y a veces uno lo percibe, pero lo puede percibir mejor el espectador.

 

“Rulfo fue un amigo extraordinario, encantador”.

 

22. Juan Rulfo alguna vez dijo que los paisajes de Ceniceros, áridos y vacíos, eran como se imaginaba el mundo lírico de Pedro Páramo. La novela de Rulfo es posiblemente la obra mexicana más importante de la literatura del siglo pasado. ¿Tu pasión por la literatura y la poesía ha inspirado de alguna manera tu obra?

Sí la poesía no tanto la literatura. No literalmente, no es que un fragmento de la poesía lo quiera trasladar a la pintura sino la esencia, el espíritu de cierto tipo de poesía y es una influencia indirecta. Rulfo fue un amigo extraordinario, encantador, lo conocimos muy tangencialmente, quiere decir de filón. Estuvieron en mi casa un grupo de amigos, entre ellos estaban Luis Ríos con quien tuve mucho trato, un trato más prolongado, más cercano, de años junto con Santiago Genovés y en esa ocasión estuvo el escritor Arturo Azuela, ahí estuvo Rulfo, aunque había más personas. Vivía yo en otra parte, en la colonia Del Valle, después el ingeniero Mario Moreno (no Cantinflas) me dijo: “Rulfo quiere ir a tu casa, yo le voy a regalar un cuadro, te vamos a caer ahí un domingo”. Llegaron cuando yo estaba en el taller, los vi a través de una ventanita y no estuvimos platicando sino escuchándolo, estaba narrando de su antiguo trabajo en el INI (Instituto Nacional Indigenista), nos platicó de ese lugar, en un momento dado Mario dijo: “Yo quiero que vea los cuadros porque le quiero regalar uno”, y Rulfo comento: “No, no… yo ya conozco la obra de Guillermo, inclusive yo ya pensé en un cuadro que a lo mejor usted lo tiene por aquí, no vengo por ese cuadro sino que quiero que ese cuadro sea la portada del libro que va editar en edición de lujo la Universidad del Tercer Mundo, hable usted con Tonatiuh Gutiérrez por que lo estamos planeando”. En ese entonces esa Universidad como de todos es conocido era auspiciada por el expresidente Luis Echeverría, eso debe haber sido por el año de 1975, nos quedamos con esa idea al final, no localicé a Tonatiuh Gutiérrez, Rulfo se fue de viaje a Europa y a su regreso se sintió mal y murió, ya no tuvimos la oportunidad de encontrarnos, y todo quedó en proyecto.  

 

23. ¿Cómo es la Casa-Estudio de Ceniceros?

Es casi como cualquier casa, tenemos muchos libreros y cuadros, algunos se quedaron en proceso, tenemos la mala costumbre de empezar cuadros y no terminarlos y se van quedando para ver si después se pueden mejorar, toda la casa es taller, galería y está relacionada con la pintura y con los libros.

 

24. ¿Qué piensas de los que coleccionan tus cuadros?

Que les agradezco mucho, no hay muchos, hay uno que otro coleccionista en Monterrey, y aquí hay quien tiene dos o tres cuadros, no grandes colecciones, es de aplaudirse, es una acto heroico.

 

25. Una parte importante de ser pintor es la venta de sus cuadros ¿Cómo es la valorización del pintor? Me refiero a ¿Cómo es el proceso para que los cuadros de un pintor tenga un precio específico?

Esa parte no la sé a ciencia cierta, sé muchas partes que va uno conociendo de aquí y de allá, de lo que uno escucha, pero es el currículum vitae de exposiciones, alguien que acumula mucho movimiento en su trabajo, los demás se ocupan de eso, no el propio pintor, pero yo supongo que es así. Hay otros que llevan sus cuadros a subastas y ellos mismos compran sus cuadros, no lo sé, hay muchos trucos. Hay algunos que utilizan la publicidad, yo soy enemigo de la publicidad, no la procuro, no publicito mis exposiciones, no renuevo mi agenda, yo soy de lo peor, soy mi peor promotor, no lo cultivo, se encargan otros.

Guillermo-Ceniceros-desire-magazine-03

26. En 1995 el gobierno de México abre el Museo de Arte Guillermo Ceniceros en Durango ¿Qué significa para ti tener tu propio Museo y cuál crees que es tu legado a la pintura mexicana y en general?

Yo había estado viviendo en Monterrey, ahí me conocían un poco más, alguna que otra galería y coleccionistas. A mi colega Guillermo Bravo originario también de Durango se le ocurrió hacerme una exposición en Durango, y yo dije: “Qué bueno”, yo no me auto promoví en Durango fue Bravo. En aquel tiempo estaba el maestro Palencia, él era director de Cultura, la organizó junto con Bravo, yo conservo un catálogo de esa primera exposición, fue en los Altos, lo que ahora es el Museo Pancho Villa. Después se hizo otra exposición en la Universidad Juárez del Estado de Durango, me empezaron a conocer, a invitarme en otras ocasiones. Al Lic. Silerio (exgobernador) se le ocurrió la magnifica idea que se hiciera en la Hacienda de la Ferrería una galería de arte o un museo y empezaron a buscar pintores en Durango, hay muy buenos pero en aquel tiempo no tenían obra. A veces hay pintores que trabajan muy poco o se tardan mucho tiempo en un cuadro y yo sí tenía obra, por decirlo de manera muy burda yo si llené la Ferrería, que es una construcción enorme, podría haber en el lugar unas trece salas abordando el dibujo, el grabado, la pintura, proyectos de mural, escultura en madera, en metal, y dije: “Dono la obra gráfica, es para el Estado y la obra pictórica es mía”, aunque yo leí por ahí que doné toda mi obra pero no es posible porque nunca hemos hablado en esos términos. Se debe a Lic. Silerio la Fundación y formación del Museo Guillermo Ceniceros, ahora hay proyectos muy interesantes, estábamos en la calle de Independencia y nos vamos a cambiar a dos cuadras, está en proceso. Es lugar es diferente, es un terreno amplio. Estamos buscando también otro lugar más adecuado y está en pleno proceso, se está continuando la brillante idea del Lic. Silerio ahora con el gobierno actual de Herrera Caldera. Yo estoy muy ilusionado, todo nos va a quedar muy bien.

 

27. Por último ¿Qué proyectos tienes actualmente y para un futuro próximo?

El proyecto más interesante que me ocupa ahora es la recopilación de la obra pictórica, el libro ya lo tengo aquí pero la obra muralística no se ha compilado en un libro. Una cantidad de murales son desconocidos, mucha gente que nunca se ha subido al Metro no conoce los murales del transporte público, se van a poner los murales bien fotografiados por Carlos Adanpol, ya estuvo en los dos del Metro y los murales del Congreso de la Unión, con estos ya se haría un libro pero se piensan meter los demás que están en otros lugares y son desconocidos. Estoy trabajando en otro libro que reúne la obra gráfica, esta obra que también es desconocida por que lo que esta ahí en el Museo Ceniceros es una parte pequeña de lo que es mi trabajo gráfico de investigación que reúne diversas etapas hasta llegar a la de los murales, son los murales hechos en pequeño donde todavía es incierto como van a quedar, son nada más las ideas y algunos murales que no se llegaron a hacer. Entonces los hice primero en bocetos, eso es lo que quiero presentar. El libro de la obra gráfica ya se empezó a realizar pero no se ha terminado y el libro de la obra muralística se está empezando apenas. Todo eso toma tiempo, más la revisión constante de lo que esta pendiente y varios proyectos de mural. No los menciono por que apenas son proyectos.

 

 

EXHIBICIONES IMPORTANTES

 

Mas de 200 exhibiciones del 1956 al 2003

1969 Palacio de Bellas Artes, INBA Mexico

1969 Museo de Arte Moderno, Ciudad de Mexico

1972 Martin Gallery Minneapolis, U.S.

1972 Museo Nacional de La Habana, Cuba

1973 Museo Nacional de Bellas Artes, Santiago de Chile, Chile

1976 Museo Guayasamín, Quito Ecuador

1976 Atelier Guayasamín, Caracas Venezuela

1980 Grafica de Mexico, Puchry Studio, La Haya, Holland

1984 International Development Bank Gallery, Washington, U.S.

1989 Iturralde Gallery, La Jolla, California U.S.

1994 Aichi Prefectura, Museo de Arte de Nagoya, Nagoya Japón

 

PINTURA MURAL

 

1962 Librería Municipal, Monterrey Nuevo León México

1979 Instituto Mexicano Del Seguro Social, Ciudad De México

1980 Centro de Arte Moderno, Guadalajara México

1984 Misión De México en las Naciones Unidas, Nueva York, U.S.

1986 Estación de Metro Tacubaya, Ciudad de México

1986 EXPO 86, Vancouver Canadá

1988 Estación de Metro Copilco, Ciudad de México

1990 Teatro Maderos Universidad Autónoma de Nuevo León, Monterrey, México

1991 Palacio de Justicia, Monterrey, México

1994 Banco Nacional de Comercio Exterior, Monterrey México

1998 Facultad de Química, Universidad Autónoma de Nuevo León, México

1999 Hospital Santa Engracia, Monterrey, Nuevo León, México

2001 Teatro del Sindicato Nacional de Trabajadores Telefónicos, Ciudad de México

 

PREMIOS IMPORTANTES

 

1969 Premio nacional de pintura, SEP, Ciudad de México

1991 Único nominado mexicano al concurso de Arte Mundial, por sus murales en el sistema de transporte colectivo Metro de la ciudad de México

 

INSTITUCIONES QUE TIENEN SU OBRA

 

Instituto Mexicano del Seguro Social

Gobierno del estado de Nuevo León, México

Instituto Tecnológico de Estudios Superiores, México

Universidad Autónoma De Mexico, ciudad de México

Universidad Autónoma de Nuevo León, México

Universidad de Guanajuato, México

Museo El Quijote, Guanajuato México

Museo de Arte Contemporáneo, UNAM, Ciudad de México

Museo Guayasamín, Quito Ecuador

Museo de Arte Contemporáneo, Morelia, México

Museo de Arte Moderno, Ciudad de México

Museo de Arte de Patzcuaro, México

Museo de Arte de Cuitzeo, México

Museo de Arte de Querétaro, México

Museo José Luis Cuevas, Ciudad de México

Centro de Arte Moderno, Guadalajara, México

Museo Nacional de Arte de La Habana, Cuba

Museo Nacional de Bellas Artes, Santiago De Chile, Chile

Museo de Prilep, Macedonia, Yugoslavia

Museo de Arte Guillermo Ceniceros, Durango, México

 

 

Imágenes © Carlos Adanpol y Michel Bablot

 

Guillermo Ceniceros